Síguenos en Facebook

La muerte de los lenguajes: Problema real e inevitable

146910634.jpg iStockphoto/Thinkstock

La evolución del lenguaje es un tema que ha preocupado a diversos estudiosos a lo largo de la historia de la lingüística. Hoy en día tenemos noticia una vez cada tanto de la muerte del último parlante de una lengua desplazada por las lenguas prominentes, en un proceso que, además de matar un lenguaje, termina de sepultar la cultura próxima a él.

El lenguaje es nuestro reflejo del mundo. Los lenguajes expresan el universo cognitivo de una cultura específica, y no más que ello. Por ejemplo, el Zuckertute alemán, una golosina germana, no tiene traducción a ningún otro idioma ya que es propia y exclusiva de su cultura. El dulce de leche, común en la región rioplatense, no tiene traducción en el inglés, ya que el mundo anglosajón ni siquiera conoce su existencia.

En el caso del alemán, castellano e inglés el problema de la extinción del lenguaje es inexistente. Sin embargo, lo contrario ocurre para lenguajes de tribus cuasi-extintas de la Amazonia, África, las islas oceánicas y un sinfín de regiones del mundo entero, donde la desaparición de sus lenguas es un hecho inminente.

En todo el mundo se hablan aproximadamente unos 7000 lenguas, de los cuales 473 están clasificados como en peligro de extinción por Ethnologue, una organización estadounidense dirigida por el grupo cristiano SIL International, que lleva una base de datos de los lenguajes que hablan las diferentes culturas.

Según Paul Lewis, miembro de la organización, es difícil predecir cuándo se extinguirán estos lenguajes, pero algunos de ellos están en peligro tal que de ahora en más sólo veremos morir lenguajes.

Esto no es otra cosa que globalización en proceso y máximo esplendor. A medida que las culturas globalizantes se expanden, van absorbiendo formas de vida y culturas exteriores. Éstas pierden territorialidad, simbología y pensamiento, bien extinguiéndose o fusionándose hasta formar parte de las culturas dominantes.

Como estudiante de antropología he reflexionado interminables veces sobre estos problemas. El darwinismo social está obsoleto y es una aberración aplicarlo hoy en día; sin embargo, hay un mecanismo de selección natural de las culturas que opera inevitablemente sobre esto.

Es nuestra responsabilidad limitarlo para lograr la supervivencia del mayor número de culturas sobre nuestro planeta, pues a los ojos de la naturaleza no somos más que hombres iguales, y todas las culturas valen lo mismo.

Artículos recomendados

4 Comentarios

Puede ser doloroso, perder el idioma de los padres.
Pero la función del idioma es comunicarnos. Siempre ganará el más hablado y que mejor exprese las ideas.
En la Argentina subsisten algunos idiomas indígenas, los principales el quechua y el guaraní.Tienen poco vocabulario y la mayoría que lo habla no puede escribirlo, o porque no tiene grafía original o ésta se ha inventado hace poco y no interesa.
Estos "idiomas" no sirven para explicar cosas técnicas , ni para filosofar siquiera un poquito. Solo sirven, para ser recordados , como algo que sirvió a unos pocos para comunicarse y durante un corto tiempo.

Mar, 2009-10-20 00:22

Cualquier idioma sirve para la ciencia o las humanidades, TODOS las lenguas han tenido que inventar palabras para los nuevos conceptos, sino sucede en "esos" idiomas es porque muchos indígenas son gente pobre que no tiene el mismo acceso a la educación y que se les ha dicho una y otra vez que su lengua no sirve hasta que poco a poco se convence a la mayoría, como se ve es un problema político y social, no de capacidad intelectual.

Vie, 2011-07-15 17:58

Ángel, según Heidegger, creo recordar, sólo el alemán y el griego servían para hacer filosofía; y en inglés es sencillamente imposible discriminar entre "ser" y "estar" sin recurrir al contexto o a una explicación en el propio discurso.

En todo es inevitable que muchas lenguas desaparezcan, así ha sido siempre y será. Cuando los romanos extendieron la cultura latina por media Europa desaparecieron cientos de idiomas en toda la "Latinitas"; cuando los mongoles invadieron media Asia paso los mismo; igual cuando los incas invadieron gran parte de América y cuando los españoles los invadieron a ellos. Pero no todas las desapariciones se han debido a invasiones; a veces el simple contacto con una cultura vecina hace que una o ambas lenguas desaparezcan y se fusionen, como por ejemplo la lengua rumana, que conserva mucho de su latinismo pero tiene unas influencias enormes de la lenguas eslavas.

En fin, que la lengua está para usarla, si no sirve, si la vida nos hace más útil otrs, pues es perfectamente aceptable que la antigua muera. Creo que es importante recoger cuantos datos de la cultura que la lengua muerta atesoraba como sea posible, pero esos experimentos de pretender resucitar lenguas moribundas obligando a estudiarlas cuando casi nadie las hablaba, en vez de dejarlas morir natural y dignamente es un acto de nacionalismo, de etnocentrismo, bastante estúpido.

No recuerdo quién era (creo que era un artista o un historiador, pero ahora mismo dudo) que decía que la mayor desgracia para Occidente fue que en la Europa del siglo XVII el latín dejase de ser la lengua franca de la cultura. Bien, creo que es verdad, durante más de 1500 años en casi toda Europa la gente con estudios podía entenderse en el continente sin recurrir a una lengua nacional, con toda la carga de colonialismo cultural que conlleva y los beneficios económicos (¿algún economista habrá calculado cuantos millardos han ganado Inglaterra y EEUU gracias a que nuestros gobiernos gastan nuestro dinero en enseñarnos la lengua de ellos?), sino con un latín que ya era un poco de todos y de nadie.

Saludos.

Mié, 2011-08-10 16:56

Si es triste que una lengua se pierda pero a la vez pienso que los idiomas son uno de los mayores limitantes de la humanidad, por eso creo que sería bueno unificarnos en un solo idioma aunque suene utópico. Y como dato aquí en Ecuador los indígenas si pueden escribir la mayoría de sus idiomas utilizando el alfabeto latino.

Mar, 2012-06-19 21:36

Comentarios