Síguenos en Facebook

Los europeos son hijos de un grupo de granjeros asiáticos del neolítico

793px-Gda%C5%84sk_muzeum_archeologiczne_narz%C4%99dzia_kamienne_g%C5%82adzone_09.07.10_pl.jpg Pleple2000/Wikimedia  
Herramientas agrícolas del neolítico.

La región del Creciente Fértil es de vital importancia para la comprensión del desarrollo de la agricultura en Europa. Fue en esta región, que se extiende desde la costa mediterránea hasta el Golfo Pérsico incluyendo los valles del Tigris y del Éufrates, donde la agricultura tomó sus primeras formas, a partir de las cuales la práctica se fue perfeccionando en milenios subsiguientes.

Los hallazgos arqueológicos así lo han demostrado, pero las excavaciones no son la única herramienta con la que cuenta la arqueología moderna. Las técnicas de la biología molecular (las mismas que permitieron encontrar a nuestra Eva Africana), aportan ahora información sustancial respecto al desarrollo agrícola del Creciente Fértil.

Es que la Dra. Patricia Balaresque ha llevado a cabo un rastreo del cromosoma Y de los hombres europeos, un rastro genético que se hereda generación tras generación sólo vía filiación masculina, y a partir del cual se puede crear un reloj biológico para trazar el rastro de una población determinada.

En el caso de los europeos, nada menos que 110 millones de hombres de este continente comparten el mismo tipo de linaje de cromosoma Y, cifra que equivale al 80% de la población masculina europea, y que alcanza porcentajes de hasta el 100% en países como por ejemplo Irlanda.

Balaresque construyó un reloj biológico prestándole atención a la distribución del linaje de este cromosoma, y concluyó que el rastro del mismo se remonta a una población del Cercano Oriente que migró al continente europeo hace unos 10.000 años.

Esto implica que la gran mayoría de la población europea es hija de un grupo de granjeros incipientes del Creciente Fértil, quienes llegaron al continente desplazando a las poblaciones cazadoras recolectoras. ¿Todas? ¡No! Una aldea poblada por irreductibles galos... No, esa es otra historia, bastante más cercana en el tiempo.

Sea como sea, el modelo puede resultar simplista, pero es bastante explicativo para conocer la distribución de las poblaciones agrícolas que llegaron inicialmente al continente europeo, y comprender su legado, por supuesto.

Artículos recomendados

Comentarios