Síguenos en Facebook

Las matemáticas y la ciencia: el logaritmo natural

1024px-Bust_of_the_mathematician_John_Napier_of_Merchiston.jpg Kim Traynor/Wikimedia

La matemática está llena de fórmulas, teoremas y constantes, las cuales aprendemos pero a veces no comprendemos. Las matemáticas parecieran artificiosas, sin conexión con la realidad. Esto pasa seguido con el logaritmo natural o neperiano, la famosa letra “e” que enseñan en la escuela y que tantos dolores de cabeza suele ocasionar a los estudiantes.

El logaritmo natural o neperiano es uno de esos conceptos que aprendemos sin encontrarle ninguna utilidad práctica más que para los físicos o químicos. La ciencia es excitante, pero las matemáticas detrás de ella pueden frustrarnos. Sin embargo, detrás de cada concepto matemático existe una historia, muchas veces fascinante de cómo una necesidad y una mente creativa pueden encontrar en los números una representación sintetizada de la realidad.

El logaritmo natural, también conocido como logaritmo neperiano en honor del escocés John Napier (cuyo nombre latinizado es Neper) utiliza como base la famosa letra “e” un numero irracional (una división sin fin) cuyo valor aproximado es 2.71821... Los logaritmos pueden ser de cualquier base, sin embargo, los más utilizados es el logaritmo de base 10 también conocido como logaritmo vulgar y el logaritmo natural o neperiano, el cual es más utilizado en ciencias.

Napier fue el creador de la palabra logaritmo (del griego “logos” razón y “arithmos”, numero). Sin embargo, como todo en la ciencia hubo otro hombre quien también trabajó sobre el mismo concepto incluso antes que Napier, este fue el relojero suizo Jobst Bürgi. Sin embargo por cuestión de tiempo, tardó en publicar sus investigaciones hasta el año 1620.

Los logaritmos surgieron por la necesidad de hacer más fáciles operaciones complicadas o tediosas. El concepto de logaritmo como lo conocemos actualmente no surgió de forma inmediata, sino que llevo un proceso de maduración hasta la forma que lo conocemos hoy en día. Se utilizo sobre todo para el cálculo del interés compuesto, así como en navegación y astronomía para facilitar el cálculo de operaciones tales como multiplicaciones y divisiones grandes, así como el manejo de exponentes y raíces.

Los logaritmos resultaron muy útiles antes del uso de la calculadora en nuestros días para realizar un sinfín de operaciones que de lo contrario hubieran resultado muy tediosas y propensas al error. Para ello se crearon las tablas de logaritmos que ayudaban a realizar estas operaciones.

Actualmente, con el uso de la tecnología el uso de logaritmos para operaciones como una división o una raíz ha caído en desuso para el común de la gente, sin embargo, sigue teniendo gran importancia para la ciencias que necesitan manejar números con gran precisión además de ser operaciones realmente muy complejas para la mayoría de la gente.

Los logaritmos fueron un invento que nos ayudó en el pasado en muchos cálculos que hoy en día son cotidianos y muy fáciles de resolver con la ayuda de una calculadoras o computadora, es por ello que mucha gente desconoce la gran ayuda que prestó en épocas pasadas.

John_Napier-Logarithmorum_1620.jpg Public Domain/Wikimedia

Artículos recomendados

Comentarios