Síguenos en Facebook

Eclipse de luna: ¿dañino para los humanos?

124981060.jpg iStockphoto/Thinkstock

Desde tiempos inmemoriales persiste una idea según la cual los eclipses lunares tienen una influencia perjudicial para el hombre. En algunos lugares del mundo, incluso, se hacen rituales religiosos basados en antiguas creencias cuya finalidad es proteger a las personas de dicho impacto. ¿Pero existe alguna afectación de los eclipses para la salud o el comportamiento de los seres humanos?

Muchas personas consideran que si la luna tiene una posición adecuada tendrán buena suerte, equilibrio espiritual, salud, equilibrio psicológico. Por otra parte, algunos piensan que una posición incorrecta de dicho astro puede acarrear una serie de trastornos tales como: insomnio, infartos, miedos, inseguridades, estrés, incluso estados delirantes que pueden llevar hasta al suicidio.

Hay quien cree que no se debe caminar por la calle cuando tiene lugar este tipo de eventos. Una teoría señala que se producen afectaciones hormonales que influyen los ciclos de fertilidad. Otra, que afecta el útero de las embarazadas de modo que los hijos podrían nacer con malformaciones.

Un eclipse lunar se produce como consecuencia de la alineación entre la Tierra y la Luna. Es un fenómeno absolutamente natural durante el cual nuestro planeta produce una sombra sobre la luna. En realidad no existen hechos médicos que prueben afectaciones físicas en la gente como consecuencia de este fenómeno. Aunque sí parece que ocurren efectos psicológicos en las personas.

Algunas hipótesis científicas, recientes y polémicas, hablan de afectaciones en los ritmos internos del cuerpo humano. Los estudios sugieren que los distintos procesos creativos y psíquicos de los seres humanos se ven alterados por ciclos que se relacionan con los cambios de estación y los distintos eclipses.

Por ejemplo en los esquizofrénicos se han encontrado síntomas de mayor deterioro durante dichas ocurrencias astronómicas. En los pacientes epilépticos se han observado correlaciones entre cambios psicológicos, convulsiones y períodos lunares. Las admisiones hospitalarias revelan un aumento en relación con otras etapas del año. En cambio, otros estudios orientados a la criminalística y a la natalidad, no han arrojado información positiva.

Evidentemente queda todavía un largo camino de investigación en relación con estos temas que permita esclarecer cuáles aspectos de la conducta humana y cuáles no pueden ser afectados por los eclipses de luna. Sin embargo, es un mito la imagen de suceso dañino asociada a este tan interesante evento de nuestro Sistema Solar.

Artículos recomendados

Comentarios