Síguenos en Facebook

Parafilia: mucho más que sexo

Parafilia-mucho-mas-que-sexo.jpg yumofoto/iStock/Thinkstock

A diferencia de lo que solemos pensar al momento de iniciar nuestra vida sexual, existen muchas maneras de conseguir el placer y van mucho más allá del simple contacto con una persona o con nosotros mismos. El sexo es uno de los más grandes tabúes alrededor del mundo entero, pero más aún si se trata de parafilias. Necio es aquel que cree que sobre gustos no hay nada escrito... hablemos hoy sobre las parafilias y sus múltiples variantes.

¿Qué es una parafilia?

Parafilia-mucho-mas-que-sexo-1.jpg lilu13/iStock/Thinkstock

Cuando hablamos de parafilia hablamos de una serie de comportamientos sexuales considerados, en mayor o en menor medida, extraños e irregulares en un momento y lugar determinado de la historia. Con el paso del tiempo, estos comportamientos han ido variando en cuanto a su concepción social y hoy en día, algunos son considerados de otra manera, habiendo casos que son más aceptados en la actualidad, pero que siglos atrás eran vistos con desprecio y viceversa.

La parafilia es básicamente un tipo de comportamiento, una experiencia caracterizada por un acto sexual en donde el placer o el orgasmo se consigue fuera de los límites de las relaciones sexuales convencionales. El comportamiento suele implicar fetiches sexuales y tanto la excitación como la gratificación sexual del individuo depende del fantasear y/o practicar actos sexuales atípicos y en muchos casos extremos.

Parafilia-mucho-mas-que-sexo-2.jpg iulianvalentin/iStock/Thinkstock

Una parafilia puede girar en torno a dos factores esenciales: el fetiche sexual con un objeto (por ejemplo ropa interior, muñecos, animales) o bien el acto del fetiche sexual (que por ejemplo suele incluir una experiencia como dar órdenes, provocar o recibir dolor, arriesgarse al peligro) Hay quienes suponen que aquellas personas que practican algún tipo de parafilia lo hacen porque se han cansado del sexo de manera convencional y esto ya no los satisface, buscando entonces el placer desde otras fuentes.

Un ejemplo clásico de estas concepciones socialmente aceptadas o rechazadas es el caso del sexo oral o la masturbación, las cuales dejaron de ser consideradas una parafilia a comienzos del siglo XX. Por esta misma razón, hacer una lista completa de parafilias es prácticamente imposible, ya que estas cambian como lo hace toda sociedad.

Ver más: 5 cosas que no sabías sobre la coprofilia y el gusto por las heces

Tipos de parafilia

Parafilia-mucho-mas-que-sexo-3.jpg ConstantinosZ/iStock/Thinkstock

Teniendo en cuenta lo que acabamos de mencionar, si aún así quisiéramos aproximar un número y nos detenemos en este preciso momento de la historia, podríamos decir que existen más de 80 parafilias conocidas realmente. Aún así, obviamente, el número exacto es un gran tema de debate y hay listas que oscilan entre las 500 y las 550 parafilias diferentes, con subcategorías y variantes.

En fin, por mencionar unas pocas, en toda lista podemos encontrar:

  • Acrotomofilia: excitación por personas con miembros amputados.
  • Agorafilia: atracción por realizar prácticas sexuales en lugares públicos.
  • Alorgasmia: fantasear durante el acto sexual con otra persona que no sea la pareja.
  • Altocalcifilia: atracción proveniente de los zapatos de tacones altos.
  • Anisonogamia: atracción por una pareja sexual mucho más joven o mucho mayor.
  • Asfixiofilia: estrangular, asfixiar o ahogar a la pareja durante el acto sexual, con su consentimiento y sin llegar a matarla.
  • Candalagnia: excitación sexual al ver a la pareja teniendo sexo con otra persona.
  • Capnolagnia: excitación por fumadores.
  • Clastomanía: excitación por romper la ropa que la pareja lleva puesta.
  • Coprofilia: excitación sexual por la materia fecal.
  • Fetichismo: fantasías y deseos a partir del uso de objetos o partes del cuerpo que son el centro de su atención.
  • Hirsutofilia: atracción por el vello.
  • Menstruofilia: atracción sexual por mujeres menstruando.
  • Necrofilia: atracción sexual por los cadáveres
  • Oseofilia: excitación sexual por los huesos de otra persona.
  • Pedofilia: atracción hacia personas menores de edad.
  • Sadismo: experimentar placer erótico al provocar dolor físico o humillación en la pareja.
  • Zoofilia: atracción sexual hacia animales.

Ver más: Las 10 parafilias más raras.

Origen de las parafilias

Parafilia-mucho-mas-que-sexo-4.jpg RiceWithSugar/iStock/Thinkstock

No existe un consenso científico sobre el verdadero origen de las parafilias ya que no se ha encontrado una verdadera asociación de causa-efecto entre ninguna de ellas. No obstante, estudios han revelado datos que asemejan cierta relación, por ejemplo que aquellos que sufrieron del abuso de un pedófilo tienen un amplia posibilidad de caer en esta parafilia al alcanzar su madurez.

Por otro lado, esto no quiere decir que todos aquellos que hayan sido abusados serán abusadores, ni que todos los abusadores hayan sido alguna vez abusados, por supuesto. Bajo algunas concepciones científicas, las parafilias son consideradas tan normales como la preferencia por personas rubias, morochas o pelirrojas. Estos comportamientos sexuales suelen tener su origen, al igual que la preferencia por el color del cabello, en la infancia.

Ver más: El sadomasoquismo y sus curiosos efectos en el cerebro.

Muy interesante, ¿no lo crees? ¿Qué otras cosas sabes acerca de las parafilias? De seguro tienes muchas más para agregar en la lista, te invito a realizar tu aporte debajo, en nuestra sección de comentarios. ¿Te animas a confesar la tuya? 

Artículos recomendados

Comentarios

2 Comentarios

Me gustaría saber mas acerca de este tema es muy importante y sé que es mas extenso.

Sáb, 2012-02-25 15:43

Algunas dan asco. Gracias a la naturaleza no tengo ninguna.

Mié, 2014-04-30 15:27